2 años de duro trabajo tienen recompensa

Hace algo más de 2 años empecé a colaborar con el Universitario Bilbao Rugby, principalmente con sus equipos senior.

Había un objetivo claro, pelear por el ascenso a División de Honor B (segunda categoría nacional de rugby).

Pues bien, estos 2 años se pueden resumir en una frase: “OBJETIVO CUMPLIDO” el Universitario Bilbao Rugby vuelve a tener un equipo de DHB, después de una temporada exigente casi diría yo extenuante de 11 meses de rugby.

Parece fácil, pero no lo ha sido ni mucho menos, la preparación física en el rugby es importantísima, entrenamientos duros llegando casi a la extenuación, bajo una intensa lluvia, con temperaturas muy bajas o temperaturas casi más puras de cualquier desierto que del mismo Bilbao, vientos fuertes a rachas casi huracanados, pero no importaba teníamos un objetivo claro en mente.

Los hierros se levantaban, volteábamos las ruedas con fuerza, arrastrábamos los trineos y no dejábamos un sprint sin esforzarnos al máximo.

La típica frase de “sangre, sudor y lágrimas” puede sin duda resumir estos dos años, hemos superado los habituales golpes, roturas oseas, cortes, traumatismos, lesiones de todo tipo, pero nadie bajaba el pie del acelerador, todo por seguir peleando por el objetivo, si alguien no podía detrás estaba otro relevo con más ganas aún si cabe dar el todo por el todo.

El rugby es un deporte duro, muy duro, la buena preparación física es fundamental para sobrevivir en este deporte y si tus objetivos son difíciles cobra más importancia aun, hay que tener en cuenta que aparte de la preparación física que puede agotar en los entrenamiento jugamos con el contacto de los placajes y los golpes que aunque sean entrenamientos hay que hacerlos lo más realistas posibles y si bien no al 100% hay que dar todo lo que se pueda para estar bien preparado de cara a los partidos, y eso hace que el físico sea de vital importancia. Haces tú rutina de musculación, de resistencia, de fuerza y encima le añades una buena cantidad de golpes y caídas al duro suelo, si no estas bien preparado físicamente lo puedes pasar mal.

A veces nuestro trabajo no está bien visto en el momento ya que podemos decir que tratamos de exprimirles al máximo (y eso no es cómodo) “torturando” a los chicos hasta llevarlos al límite de la resistencia con el objetivo de que sean más fuertes, más rápidos y puedan soportar las largas temporadas, que he de reconocer que al menos esta temporada pasada fue muy larga y nos mantuvimos bastante bien llegando al final con una buena forma.

Esta última temporada gracias al esfuerzo del club hemos contado con material de “tortura” nuevo con el que poder trabajar la fuerza y el tono muscular que realmente creo que a los chicos les ha venido muy bien y se ha notado a lo largo de la temporada, kettlebells, barras, discos, trineos de empuje y arrastre, sogas etc.

Esta temporada en la que ella estamos inmersos será dura y a la vez apasionante de la que seguro que aprendemos una barbaridad y nos ayudara a seguir mejorando en todos los aspectos, profesionales deportivos, etc.

Espero seguir aprendiendo cada día de este deporte y seguir ayudando al club a conseguir sus objetivos para que sean cada vez más ambiciosos.

Gracias sinceramente a la familia UBR por contar conmigo, al staff con el que conseguimos el ascenso, al staff de esta temporada y sobre todo a los jugadores por soportar mis sesiones de trabajo a veces con muescas de dolor pero al final siempre con una sonrisa.

SERGIO GOROSTOLA
Preparador físico del UNI Bilbao Rugby